miércoles, 19 de agosto de 2009

rtPA en intoxicación etílica

Recientemente hemos observado la respuesta de un paciente al tratamiento trombolítico, tras acudir a urgencias con un ictus isquémico hemisférico izquierdo agudo severo, asociado a una intoxicación etílica. Era un paciente con antecedentes de cardiopatía isquémica que puntuaba 26 en la escala NIH, probablemente algo artefactada por la propia intoxicación enólica. La mejoría fue rotunda tras completar la infusión del fármaco, iniciada antes de 3 horas del inicio del cuadro, con recuperación ad integrum. Se le pautó luego tiamina intravenosa. Puede que el efecto depresor del alcohol en el cerebro, de modo análogo a los barbitúricos, favoreciera la disminución de la demanda energética. Con ello permitiría estirar la ventana terapéutica, y minimizar el daño cerebral.

2 comentarios:

Gustavo dijo...

Nunca dejas de sorprenderme Paco. Le añadiremos un cubata pre-fibrinolisis al próximo a ver qué pasa.

Un saludo!

Paco dijo...

Es una experiencia aislada que creo que merece la pena reflejar. El bajo nivel de conciencia que traía el paciente, y el fetor enólico, cuestionó si se debía pautar o no tratamiento, pero por suerte todo cursó bien. A las pocas horas no recordaba nada de lo ocurrido. Se le ha recomendado que cambie sus habitos de vida, a pesar de que en esta ocasión, el alcohol haya podido paradojicamente tener un efecto beneficioso. Un saludo.